Curiosidades: Naming

Un dato histórico curioso es que Adobe adquiere su nombre gracias al río Adobe(río californiano) que se encuentra cerca de la casa de uno de sus creadores, Jhon Warnock.

Amazon: El nombre de la compañía debía empezar por A, puesto que los buscadores de Internet recogían los resultados de las búsquedas por orden alfabético. Amazon fue el nombre que más les gustó: “Se trata del río más ancho del mundo, pero no solo es eso, sino que además es diez veces más ancho que su inmediato competidor”. El 9 de febrero de 1995, el nombre Amazon.com quedó registrado en una corporación de Delaware, y se convirtió en la primera marca que se registró con la coletilla “.com”.

Apple: Fue la primera empresa informática en romper con el género visual robusto de IBM. Steve Jobs decidió vender ordenadores con el nombre de esta fruta, en homenaje a la casa discográfica de los Beatles, que se llamaba de la misma manera. Además, Macintosh es una variedad de manzana californiana.

Aspirina: La sílaba “spir” indica la presencia del ácido salicílico, derivado de la familia botánica “Spiraea”. El acetil aportó el prefijo “A” y el sufijo “in” creó una palabra que pudiera deletrearse de la misma manera en alemán y en inglés. Ocurrió en el año 1898.

Audi: Audi procede de la traducción del apellido alemán de August Horch, diseñador de coches, al latín, con el significado de “escucha”. Con este nombre se denomina a un excelente vino de El Penedés por cuyos viñedos cruza la famosa Via Augusta.

Barbie: Ruth Handlers, viendo jugar a su hija Bárbara con muñecas recortables de papel, descubre que sería una buena idea fabricar una muñeca de plástico, de unos treinta centímetros de altura, que representase a una mujer entre los 16 y los 20 años, a la que las niñas pudieran vestir, peinar y transformar. Así nace la famosa Barbie en 1959 y su denominación procede del nombre de su hija.

Bridgestone: Bridgestone, fabricante de neumáticos japonés, comenzó como una empresa familiar en 1931. Sus fundadores fueron la familia “Ishibashi”. Y el nombre de Brigestone viene de la traducción al inglés de este apellido: “puente de piedra”, con un intencionado parecido a Firestone, empresa adquirida por esta empresa japonesa.

Budweiser: Hacia 1870, el americano Carl Conrad descubrió una cerveza excepcional por su aroma y sabor en la recóndita aldea alemana de Budweis. Su proceso de elaboración consistía en inducir dos veces la fermentación, lo que le daba gran suavidad al producto resultante. Regresó a EE.UU. con la receta y allí, registró la marca de cerveza.

Ceac: La empresa empezó en los años cuarenta del siglo XX impartiendo un curso por correspondencia para ingresar en Escuelas de
Aparejadores, de ahí el significado de sus siglas: “Centro de Estudios de Aparejadores por Correspondencia”.

Coca-Cola: En 1886, John Styth Perberton de Atlanta EE.UU elaboró una bebida no alcohólica a partir de hojas de coca y de extracto de nuez de cola, que comenzó a gozar de gran popularidad por su agradable sabor y por sus virtudes euforizantes.

Coronita: El Grupo Modelo de México, empresa fundada por emigrantes leoneses, eligió el nombre de Coronita en España para su cerveza porque el nombre de Corona estaba registrado.

Chupa Chups: Enric Bernat registró en 1955 este caramelo “con tenedor” para que los niños ni se atragantaran ni se mancharan al comerlo y lo bautizó con el nombre de “Chups”. La primera campaña radiofónica, con la tonadilla “Chupa, Chupa el Chupa Chups”, se encargó de proporcionarle el nombre definitivo a su nuevo invento. Bernat había llamado “Chups” a su caramelo, pero el mercado empezó a llamarlo “Chupa Chups” y en 1961 adoptó el nombre actual.

Danone: La empresa Danone nació en 1919 en Barcelona cuando su creador Isaac Carasso fabricó el primer yogur industrial comercializado en Europa Occidental. El nombre de la marca, Danone, deriva de Daniel, el nombre de su hijo. Otra versión complementaria, es que Danone proviene de Daniel y de la palabra inglesa “one”. La suma de la primera sílaba y el vocablo dió lugar a “Dan-one”.

El Corte Inglés: César Rodríguez, un empresario asturiano que ha hecho fortuna en Cuba, compra en 1935 la sastrería El Corte Inglés en la calle Rompelanzas de Madrid.

El Pozo: En 1936, Antonio Fuertes abrió un pequeño negocio de charcutería en la localidad de Alhama (Murcia), en la plaza del pueblo llamada El Pozo.

Eroski: El nombre de esta cooperativa de consumo viene de la contracción en euskera de dos vocablos que se traducen como “comprar y socio”.

Freixenet: La palabra Freixenet viene de la \”Freixenada\”, una finca rica en fresnos que desde antiguo pertenece a la familia Ferrer, dueños de la empresa.

Google: Este buscador, ideado por dos estudiantes de Stanford en 1995, recibe el nombre del término con que el matemático Eduard Kasner definió el número 10 elevado a 100. Un uno seguido de cien ceros, un Googol. Sin embargo, debido a un error al registrar dicho nombre, al final quedó registrado como “Google”.

Häagen-Dazs: El nombre de estos helados posee la asociación exótica de lo blanco y lácteo correspondiente a un lejano país nórdico. Pero realmente no es el nombre de nada ni de nadie, sino una palabra inventada estrictamente por su riqueza posicionadora.

Harley Davidson: La Harley nació en 1903 en un taller de Milwaukee, donde los veinteañeros William S. Harley y Arthur Davidson fabricaron su primera moto. Pero el mito nace en los cincuenta: Elvis Presley y Marlon Brando cabalgan una Harley como símbolo del espíritu rebelde y libre de su generación.

Ikea: La empresa fue fundada por en 1943 en una de las regiones más pobres de Suecia por Ingvar Kamprad, nacido en la ciudad de Elmtaryd Agunaryd, cuando sólo tenía 17 años. El nombre Ikea está formado por las iniciales de su nombre y apellido (IK) y por las inicales de su lugar de origen (EA).

Intel: Intel nació de la mano de Gordon Moore y Robert Noyle en 1968. El nombre original iba a ser “Moore-Noyce”, pero en vista de que en inglés suena muy parecido a “más ruido” (more noise) se decantaron por la abreviatura de “Integrated Electronics”.

Jacuzzi: Los siete hermanos italianos Jacuzzi, que vendían bombas de agua para las granjas, construyeron en 1956 una bomba sumergible para bañeras. La idea nació dada la necesidad de un familiar de recibir tratamientos diarios de hidroterapia. El resultado fue una nueva forma de relajarse.

Kas: Este nombre se compone de la primera letra del apellido de la familia Knörr, antiguos dueños de la empresa, más el nombre de la embotelladora vitoriana de gaseosas “El As”, hoy desaparecida. El primer refresco Kas apareció en 1955.
Kelme: Esta marca perteneció a un industrial alicantino del calzado, llamado Francisco Riquelme, a quien le compraron dicha marca los hermanos Quiles, fundadores de la actual empresa. El nombre procede de dicho apellido.

Kleenex: El término Kleenex procede de la palabra inglesa “clean” que significa limpio, a la que se le añadió la “K” de Kimberley-Clark y la terminación “ex” para señalar que formaba parte de la familia Kotex.

Kodak: Así se creó el nombre según George Eastman, fundador de la empresa. “Yo mismo ideé el nombre. La letra “K” había sido siempre mi favorita. Parece fuerte, incisiva. Fue cuestión de hacer un gran número de combinaciones de letras para formar palabras que empezaran o terminaran con “K”. Y el resultado fue “KODAK”.

Lego: Las raíces de Lego están en Dinamarca, donde Ole Kirk Christiansen comenzó en 1932 a construir artículos de madera. Entre los productos se incluían escaleras de tijera, tablas de planchar y juguetes. Ole observó buenas perspectivas para estos últimos. Se concentró en ello y le dio el nombre a su trabajo: Lego, una combinación de las palabras danesas: “Leg godt”, que significa “jugar bien”.

Levi’s: Los primeros Levi’s fueron ropa de los mineros de San Francisco, hacia 1850. Se trataba de unos petos de loneta marrón que el emigrante bávaro Levi Strauss les había confeccionado.

Linux: Este sistema operativo informático se llama así por su primer desarrollador, Linus Torvald, con un cambio de la “s” por “x” en honor a Unix, el sistema operativo (líder en el mundo de los grandes servidores) del cual procede.

Lois: Los fabricantes españoles de esta ropa vaquera pretendieron darle un toque francés a la denominación de su marca. Pensaban que “Lois” era la traducción del nombre masculino “Luis”, a dicha lengua. Cuando en realidad es “Louis”.

Lucky Strike: Su creador, el doctor R.A. Patterson, asoció su tabaco con los buscadores de oro californianos. De ahí surgió el nombre de “Lucky Strike” o “golpe de suerte”.

Mafalda: Quino creó esta tira cómica como apoyo publicitario para una empresa de electrodomésticos. El nombre de Mafalda pretendía recordar al nombre de la marca.

Mango: Isak Andic, propietario de esta firma de moda, lo tenía todo preparado para su lanzamiento: la tienda de Paseo de Gracia a punto de abrir, la mercancía, el personal, las autorizaciones,…¡Solo le faltaba el nombre!. Buscaba una marca con gancho, fácil de recordar y que, además, sonara prácticamente igual en cualquier idioma. Una misión que parecía imposible, hasta que el empresario se acordó de un viaje a Filipinas, donde había probado el mango por primera vez. Esta fruta dulce y fuerte, casi inédita en España, y que le había impactado entonces, era justo el nombre que quería. Corrió al Registro y tuvo la suerte de a nadie se le hubiera ocurrido antes utilizarlo. Fue en 1984.

María: Esta marca de las galletas más famosas es el nombre de la nieta del fundador de la empresa, Eugenio Fontaneda.

Mercedes: El nombre de estos coches corresponde a una niña vienesa de once años, hija de una dama de origen español, casada con el comerciante y cónsul general, Emil Jellinek, un entusiasta del incipiente automovilismo de principios del siglo XX. Dicho cónsul hace un pedido importante de un nuevo diseño a Daimler, inventor y constructor automovilístico, con la proposición de otorgar a dichos coches el nombre de su hija Mercedes. Este nombre tuvo tanta aceptación que se decidió denominar así a todos los coches de Daimler.

Mercromina: La Universidad John Hopkins descubre en 1917 los beneficios de la solución de mercurocromo. En 1927, el español José Antonio Serrallach conseguiría alcanzar la excelencia en su formulación. Había nacido Mercromina, el antiséptico rojo. El nombre procede de “mercuro y cromo”.

Minute Maid: Esta empresa fue fundada en Florida (Estados Unidos) en el año 1946 y su nombre coquetea con el significado de la palabra inglesa “minute” (minuto) y con el sonido de la palabra “maid”, que recuerda a la palabra “made” (hecho). Una vez unidas, el conjunto se podría traducir como: “Hecho en un minuto”. Que según sus responsables remite a la facilidad y comodidad de un zumo que no hay que exprimir.

Motorola: En 1928, Paul Galvin funda la Galvin Manufacturing Company para fabricar radios de coches, adaptando las radios de la época, conocidas como vitrolas. Galvin llamó a su radio Motorola, fusión de las palabras “motor” y “vitrola”. Fue en los años 60 del siglo XX cuando comienzan a fabricar teléfonos móviles.

Navidul: Manuel Díaz Ruiz y Lourdes Díaz del Río pusieron en marcha en la década de los cincuenta una pequeña empresa de matanza y elaboración de productos cárnicos que llamaron Navidul, que procede de la combinación de “natural, viejo y dulce”.

Nike: Nike es la diosa de la Victoria en la cultura clásica griega. Es el caso de la empresa española que registró esta marca en 1932 y empezó a fabricar sus famosos “nikis”. En 1972, Phil Knight y Bill Bowerman fundaban la empresa Nike
americana.

Nivea: En 1911, el científico Oskar Troplowitz logró desarrollar la primera emulsión de aceite en agua. Después, añadió agua de colonia, un perfume de lirio de los valles y un nombre de marca infalible. Bautizó su crema blanca con el nombre de Nivea, del término latino nivis (nieve).

Nokia: Nació en 1865 a orillas del río Nokia en la parte suroccidental de Finlandia cerca de la ciudad de Tampere, como una Empresa de pasta de papel. Su fundador fue Fredrik Idestam. En 1963, la compañía desarrolló su primer radioteléfono, claro antecedente de los móviles de hoy. En 1990, se convierte en una Empresa de telecomunicaciones.

Panda: El nombre de esta empresa dedicada al desarrollo de sistemas antivirus procede del grupo de amigos que la iniciaron. Una “panda” de amigos.

Pepsi-Cola: Caleb Bradham, un farmacéutico de New Bern (Carolina del Norte), elaboró la primera Pepsi-Cola en 1893 mezclando nuez de cola con pepsina, azúcar, vainilla y diversos aceites esenciales y especias. Cuando la “bebida de Brad” se hizo popular en las comarcas circundantes, le cambió el nombre y el 30 de Diciembre de 1902 constituyó la razón social Pepsi-Cola Company.

Pikolín: El nombre de estos famosos colchones parte de una palabra italiana: “piccolino”, que es una cosa pequeña, agradable, coqueta. El Director de la empresa solía viajar mucho a Italia y un amigo suyo se lo propuso. Al final, hizo esta adaptación de dicho vocablo.

Ray-Ban: El primer cristal Bay-Ban tenía color verde, protegía de la fuerte luminosidad y tenía un añadido que hasta ese momento no se encontraba en ninguna otra lente: eliminaba los rayos ultravioletas e infrarrojos. Estas tres características dieron pie a que naciese su nombre: Ray-Ban, una especie de juego de palabras que viene a significar en inglés algo así como “prohibido a los rayos”.

Red Bull: El austríaco Dietrich Mateschitz se asocia a finales de la década de los ochenta del siglo pasado con un empresario tailandés que vendía una bebida en las gasolineras para evitar que los conductores se durmieran al volante. En el diseño de su marca aparecía un toro y un sol. Y de aquí nace el Red Bull. Posteriormente adaptó el sabor al gusto europeo creando una bebida que expresa potencia, energía, fuerza y valor. Otra versión es que la bebida contiene un componente llamado la “taurina” y de ahí el nombre de Bull (toro en inglés).

Scalextric: En 1947, el empresario británico Fred Francis fabricó unos cochecitos de hojalata que funcionaban con una maquinaria a cuerda de reloj, denominados Scalex. Los prototipos avanzaron más tarde, con la incorporación de la alimentación eléctrica. Así nació Scalextric.

Schweppes: El suizo Jacob Schweppe (sin la “s” final) comenzó en 1783 vendiendo agua mineral en Ginebra.

Sony: El presidente de la compañía, Akio Morita, creó este nombre en 1946 basándose en la palabra latina “sonus” (sonido) y en la canción “Sonny boy”.
Sun: Tres ingenieros fundan en 1982 Sun (Stanford University Network) para fabricar servidores que faciliten la comunicación entre grandes ordenadores de empresas y la conservación y trasvase de datos.

Tampax: El médico americano Earle Cleveland Haas de Colorado (Estados Unidos) patentó este invento el 19 de noviembre de 1931. Cuando se decidió por una marca comercial, registró el nombre de Tampax, de “tampon-vaginal pack”.

Toyota: Kiichiro Toyoda crea en 1937 Toyota Motor, cambiando la “d” de su apellido por una “t” para facilitar su pronunciación.

Trivial Pursuit: En 1981, dos periodistas canadienses discutían acerca de quién sabía más sobre cuestiones triviales. La amistosa discusión abordaba temas de ciencia, geografía y espectáculo. Lo que surgió de esta “pequeña reunión” fue la creación del juego de los ochenta: el Trivial Pursuit.

Twingo: Renault movilizó a sus creativos para dar nombre a un nuevo coche. El automóvil era pequeño, alegre y joven. Hicieron una lista con diferentes tipos de baile y después combinaron el principio y el final de dos palabras. Así nació Twingo: de la contracción de twist y de tango.

Valor: En la década de los ochenta del siglo diecinueve, Valeriano López embarcó a toda su familia en el negocio chocolatero. Entre todos fabricaban un chocolate artesano y lo vendían, casa por casa, a los vecinos de Villajoyosa (Alicante). Fue entonces cuando los clientes, amigos y proveedores de Valeriano López comenzaron a llamar a dicho chocolate Valor. Parte, por la cercanía con el nombre del fundador. Parte, por la calidad del producto.

Vaselina: Robert Chesebrough, químico oriundo de Brooklyn, fue el creador en 1870 de esta gelatina que curaba todas las lesiones. Le dió a este invento el nombre de Vaselina, derivado de la palabra alemana Wasser (agua) y del griego “elaion” (aceite de oliva).

Vespa: En italiano esta palabra significa “avispa”. Y se le denominó así porque esta moto recuerda a dicho animal.

Yahoo!: Sobre este nombre aún no hay consenso. Yang, que ha encarnado la imagen pública de la compañía, y Filo, insisten en que eligieron el nombre por que se consideraban a sí mismos como Yahoos, en inglés brutos o patanes.

Zara: En 1975, Amancio Ortega crea la primera de las tiendas de Zara en La Coruña. Su objetivo es hacer prendas de rabiosa actualidad al alcance del público: en definitiva, democratizar la moda, en aquella época sólo accesible a unos pocos. Curiosamente Zara no era el nombre que había pensado para su imperio, sino Zorba. Pero en el Registro de Patentes y Marcas este nombre ya estaba registrado. Delante del funcionario y después de varios minutos jugando con sílabas, el nombre que acabó surgiendo fue Zara.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.