Silencio

-¿Cuándo te acostumbraste a vivir sin mi? Preguntó ella con voz neutra…
Silencio
— No lo sé, contestó el, pero he de reconocer que soy feliz…
Silencio.
– ¿Cómo lo has logrado? Volvió a preguntar ella…
Silencio.
— Sencillo, respondió el, olvidándome de ti…
Silencio.
– Te quiero, dijo ella…y yo a ti, dijo el…
Silencio
Sin escenas ni reproches, se fueron separando, como huyendo juntos del pasado que amenaza con darles caza

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *