Si la vida real fuera como las redes sociales

¿Puedo ser tu amigo? ¿Me dejas escribir en tu escaparate? Permíteme que te enseñe mis fotos privadas… ¡Voy a seguirte, voy a seguirte! Las situaciones serían ridículas.

Vía — Microsiervos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.