Nikola Tesla, el genio olvidado


Nació en la ciudad servia de Smiljan el 10 de julio de 1856. Sus estudios se iniciaron con la ingeniería y la electricidad en la Escuela Politécnica de Graz (Austria). En 1884 se marcha a Nueva York, donde fué contratado por Thomas Alva Edison, con el fin de que mejorara los diseños de sus generadores de corriente continua. Tesla se dedicó a esta tarea durante casi un año mientras que en el proceso proporcionaba a Edison diversas y lucrativas nuevas patentes. Pero cuando Tesla alcanzó sus objetivos Edison se negó a pagarle la recompensa prometida de 50.000 dólares alegando que tal promesa había sido «una broma americana». Peor aún, se negó a subirle el sueldo a 25 dólares a la semana, lo que hizo que Tesla dimitiera disgustado y decepcionado por el que hasta entonces había sido su héroe.

En 1889 construyó su laboratorio en las montañas de Colorado Springs, y ya en 1893 fue capaz de diseñar un sistema de comunicaciones sin hilos construyendo para ello una antena de más de 30 metros de altura, la conocida como Wardencliff Tower. Su objetivo no era otro que transmitir la energía eléctrica gratuitamente a distancia sin la necesidad del hilo y para ello utilizó los mismos principios que la radio.

Pero los monopolistas de energía tenían mucho poder y nadie quería cambios. Tesla decía que podía transmitir noticias y energía sin usar alambres, pero los magnates banqueros ya habían comprado las minas de cobre para cubrir gran parte del país con redes de cables para la distribución de la energía.

La comercialización de la corriente alterna fue el inicio de la Guerra de las Corrientes con Edison. Edison defendía el uso de su corriente continua (el estándar entonces en EE.UU.) mientras que Tesla defendía las ventajas de la corriente alterna, que fue la que finalmente se impuso –que es la que hay en los enchufes de tu casa. La ventaja principal de la corriente alterna que defendía Tesla es la facilidad de transformación.

El proyecto “Wardenclyffe”, tuvo que ser abandonado por falta de presupuesto y su torre destruida.

Tesla patentó más de 700 inventos. la invención de la radio, el motor de corriente alterna, luchaba por la investigación de un estándar eléctrico, la lámpara de pastilla de carbono (luz de alta frecuencia), el microscopio electrónico, un avión despegue y aterrizaje vertical, la resonancia, el radar, el submarino eléctrico, Bobina de Tesla, Rayo de la muerte, control remoto, Rayos X, métodos y herramientas para el control climático, transmisión de video e imágenes por métodos inalámbricos, transferencia inalámbrica de energía, sistemas de propulsión de medios electromagnéticos (son necesidad de partes móviles), extracción de energía en grandes cantidades desde cualquier punto de la Tierra, etc. Thomas Edison inventó un filamento mejor para la bombilla incandescente, pero Tesla inventó el tubo fluorescente. Prácticamente todo lo que hoy utiliza electromagnetismo está derivado de las patentes originales de Tesla.

En 1893, inventa la radio en Europa patentándola en Estados Unidos cuatro años más tarde, sin embargo, dicha patente no le fue concedida hasta 1900. Este tema le produjo muchos dolores de cabeza, pues la empresa formada por Guglielmo Marconi, la primera en realizar una emisión radiofónica (1895), se disputaba con Tesla el invento.

Pero la Marconi Wireless Telegraph Company no se conformó con esto y trató de quitarle la patente a Tesla, pero tras años de litigio y miles de páginas con los testimonios de científicos brillantes de su época a favor de Tesla, la Suprema Corte de Estados Unidos dictaminó poco después de su muerte, en junio de 1943, que la patente presentada por Nikola Tesla, era la única válida. La disputa era idealista, pues la Marconi Company sólo pretendía comerciar con el producto, mientras que Tesla quería nada más que ofrecer esa tecnología gratuitamente.

En la película El truco final (El prestigio) del año 2006, protagonizada por Hugh Jackman y Christian Bale, Nikola Tesla aparece interpretado por David Bowie y crea una máquina que duplica al personaje de Jackman a través de la electricidad. También podemos ver como unos individuos mandados por Edison, van a destruir el laboratorio de Tesla.

Debió de ser considerado el mayor científico y el mejor inventor de la historia.
Tesla murió solo, olvidado, abandonado, como todos los grandes sabios de la historia de la humanidad, en la habitación de su hotel a los 86 años.
Ese mismo día, en plena Segunda Guerra Mundial, el FBI se encargó de requisar todos sus materiales, cajas, cuadernos de notas,… creándose el Informe Tesla y realizando registros en aquellos lugares donde Nikola Tesla pudiera tener anotaciones o referencias de sus inventos.

Para terminar os dejo un documental sobre su vida e inventos.

Tecnologia – Maravillas modernas: La energia desbordada de Nicola Tesla

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.