Mis primeros pasos con Mac OS X

Ya hace como mes y medio que tengo un MacBook en casa, y he estado trasteando con el todo este tiempo. Esta entrada, a aparte de relatar mis primeras experiencias con este genial sistema operativo, espero que sirva también para ayudar a todos aquellos que como yo, nos metimos en el mundo de la manzana sin saber donde nos metíamos.

Lo que si puedo decir, es que mis conocimientos de Linux me han ayudad bastante para empezar a entender Mac OS X, y es que, Mac OS viene de FreeBSD, y este ultimo esta basado en Unix, así como cualquier distribución de Linux.

Cuando te sientas delante de un sistema operativo, una de las primeras cuestiones que te surgen en la cabeza es: ¿Como se instalan aquí programas?¿Podre usar los mismos programas que en Windows? Pues bien, esto tiene fácil respuesta.

Cuando nos descargamos un programa para Windows, siempre vamos buscando un .exe, en MacOS, normalmente para instalar se usan archivos .dmg. Cuando ejecutamos dicho archivo, este abre una ventana, que, normalmente contiene el programa y nuestra carpeta de aplicaciones. El proceso de instalación es tan simple como arrastrar el programa a la carpeta.

Si queremos desinstalar una aplicación, es bastante fácil, solo tenemos que ir a la carpeta aplicaciones, buscar la aplicación a eliminar, pinchar y arrastrarla a la papelera. Si queremos asegurarnos de que no deja ningún tipo de rastro, podemos usar software como AppZapper.

A la hora de buscar programas, la verdad es que con MacOS lo tenemos un poco mas facil que con Linux. Por un lado, podemos buscar alternativas libres de dicho programa o incluso podemos encontrar versiones del programa que buscamos para MacOS. Por suerte, cada vez mas empresas y grupos desarrolladores tienen mas en cuenta este sistema operativo, es una lastima que no hagan lo mismo con Linux.

Resumiendo un poco mis primeras impresiones, me parece que MacOS le saca bastante ventaja a Windows. No voy a decir lo típico de que Windows cada dos por tres tiene que formatear, etc, ya que opino que, sabiendo cuidar el PC, Windows no tiene porque darte ningún problema. Lo que si tengo que destacar es la fluidez de MacOS, es una gozada tener varias aplicaciones abiertas y ver que tira como si nada, cosa que muchas veces con Windows se resiente un poco.

Espero que esta sea la primera entrada de muchas otras, en las que explicaré cosillas que puedan ayudar a la gente que empieza con MacOS y a la vez, contaros mis propias experiencias.

*Pantallazo de mi escritorio

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.