15M: Palabras

Hay palabras que no gustan (unas más que otras) dentro del movimiento 15M: partidos (políticos), sindicatos, ideologías, política …

El disgusto por algunas palabras está estrechamente ligado a la desconfianza en lo ya construido. Cada indignado debe ser el dueño de su presente y su futuro. Resulta paradójico que de la desconfianza generalizada en el otro antes del 15M surja el germen para la construcción de una colectividad común, bajo el amparo de las asambleas ciudadanas.
Las pobres palabras (y su significado) tienen poca culpa de este desprecio. Unos cuantos (sin concretar si fueron muchos o pocos) hicieron un uso indebido de ellas, provocando una animadversión hacia las mismas. Esto ha hecho que los indignados parezcan querer romper con todo, olvidar la historia de la que vienen, despojarse de cualquier referente previo y evitar apoyarse en algo construido antes del 15 de mayo de 2011.
Esta amnesia premeditada puede indignar a gente que, tan indignada como los indignados, lleva luchando muchos años por el mismo otro mundo posible.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *