Conversaciones

¿Podrías– le pregunta K… a David en un tono entre queja y mimo- lamer un poco más despacio?
Con la caricia en su punto, K… se agita excitada, tensiona las piernas y se desborda en la laboriosa y obediente lengua de David

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *